Arnés de Seguridad: La diferencia entre vida y muerte

arnes de seguridad

Dentro de los equipos de seguridad más utilizados en construcciones y algunas otras actividades en las alturas, encontramos en arnés de seguridad. Consideramos un trabajo de altura aquel que se realiza a más de 2 metros y que se requiera el uso de escaleras o andamios o algún tipo de grúa especial.

Todo trabajo que se realiza más de 2 m de altura representa un riesgo en la vida de aquel que lo está llevando a cabo ya que puede caerse y, dependiendo de la altura, el daño podría llegar a ser fatal. Por ello es necesario dotar de protección especializado nuestros trabajadores para asegurar su bienestar y evitar accidentes.

El arnés como medida de seguridad

Un arnés de seguridad es esencial en la protección de un trabajador que se encuentra a más de 2 m de altura realizando algún tipo de actividad. El arnés se ajusta al cuerpo del trabajador y cuenta con hebillas sujetadoras y elementos de anclaje que permiten que el trabajador realice su tarea con toda seguridad minimizando los riesgos.

Claro que siempre va existir un riesgo cuando alguien está trabajando a determinada altura. Sin embargo, mediante el uso de un arnés de seguridad, podemos minimizar en más de 70% el riesgo de que alguno de nuestros trabajadores vaya a caer.

Funcionamiento del arnés de seguridad

Al colocarse el arnés, éste envuelve la zona pélvica, las piernas y el torso con bandas que se sujetan y que evitan que el arnés se vaya a desplazar o a romperse. Los arnés están diseñados para aguantar grandes cantidades de peso y presión en puntos específicos por lo que el trabajador, en caso de caer estando amarrado a un punto de anclaje, contará con el soporte necesario para evitar que su caída sea fatal.

Elementos necesarios para asegurar la vida de nuestros trabajadores

Dentro de los elementos que se requieren en conjunto con el arnés de seguridad encontramos las líneas de vida que son cuerdas que se anclan en determinados puntos para que, en caso de que alguien caiga, la cuerda que está amarrada al punto de anclaje y al arnés prevenga un daño mayor. Por otro lado tenemos los cabos de anclaje qué son los elementos que permiten sujetar las líneas de vida y se colocan uno cerca del otro para que, en caso de algún accidente, si se llegara a zafar uno de estos cabos anclaje, el segundo y tercer cabo estarán disponibles para proveer el soporte que se requiera.

Finalmente tenemos los ganchos bloqueadores ante caídas. Estos ganchos tienen un dispositivo por donde pasa la cuerda y que, si el trabajador llegar a caer, se activó el mecanismo de frenado bloqueando el paso total de la cuerda para evitar qué trabajador termine en el piso.

Como pueden observar, el arnés de seguridad es uno de los elementos más importantes con los que debe contar un trabajador cuando realice algún actividad a más de 2 metros de altura.

¿Cómo lograr una cultura cero accidentes?

cero accidentes

En La gran mayoría de las veces tratar de tener una cultura de cero accidentes en una empresa es una tarea un poco complicada. Esto porque involucra a diferentes personas de diferentes áreas y, generalmente, son los altos directivos quienes deben tomar las riendas de la implementación de un cambio en la cultura organizacional.

El rol de la alta dirección dentro de una cultura de cero accidentes requiere de una participación total con la finalidad que mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores. Por lo anterior, es importante considerar no sólo el puesto de una persona, sino su capacidad de liderazgo.

¿Quién es un buen líder?

Esta pregunta pudiera responderse de forma sencilla y decir que es a quien otras personas siguen para lograr un bien común. Sin embargo, el líder debe generar no sólo la confianza para que los sigan, sino que debe trazar la ruta por donde van a caminar todos los trabajadores de forma segura. Por lo anterior, el líder debe contar con al menos cinco de las siguientes cualidades:

  • Ser determinante
  • Ser responsable
  • Ser sensible
  • Ser comprometido
  • Tener visión
  • Tener buena actitud
  • Tener habilidad de comunicación
  • Tener humildad

Una persona que no reúna al menos cinco de estas características no se puede considerar un líder y por lo tanto no va ser capaz de llevar a la gente a involucrarse dentro de la cultura de cero accidentes. Esto es tan simple como que el líder no va poder trazar el camino hacia donde tienen que ir todos los trabajadores para adoptar esta nueva cultura. Así mismo, si el líder no es responsable Y no se compromete con su equipo no va a poder involucrarlos dentro de este cambio. Por otro lado, debe tener buena actitud Y una capacidad muy desarrollada para poder comunicar las ideas que vengan desde la alta dirección. Claro, el líder también debe ser sensible para poder entender lo que está pasando cada uno de los trabajadores y guiarlo en la mejor ruta posible.

Cultura de cero accidentes

Establecer una cultura de cero accidentes debe ser una tarea constante. Una campaña de este tipo debe estar continuamente en la mente de los trabajadores para que la puedan asumir y llevar acabo. ¿Qué que es lo que se pretende lograr con una campaña como esta?- Como su nombre lo indica, es una campaña en donde se trata de reducir el número de incidencias que ocurren dentro de un trabajo al cero. ¿es posible? Definitivamente.

Lo más complicado de llevar a cabo una tarea de este tipo, es involucrar a todas las personas y hacerles entender la importancia del cambio de cultura dentro de la organización. En este cambio, no solamente estamos hablando de temas ideológicos sino también de temas prácticos como el uso constante de equipos de seguridad industrial dentro de las operaciones diarias.

El objetivo principal de una cultura de cero accidentes es mejorar la administración de la empresa así como el clima laboral en la productividad ayudando también a cumplir las normativas de prevención de riesgos laborales así como fomentar la seguridad dentro de la empresa.

 

Importancia de usar protectores de cabeza en las fábricas

Una de las partes del cuerpo que es de vital importancia es la cabeza, pues es ahí donde se encuentra el cerebro el cual es el centro de mando de todo nuestro organismo. El casco de seguridad es fundamental para evitar accidentes y lesiones ya que las lesiones en la cabeza pueden afectar de cierta manera la visión, el lenguaje y otras funciones que lleva a cabo el cerebro. Es importante mencionar que el casco de seguridad tiene que ser exclusivamente de uso personal, es decir, que solo lo debe de usar una persona. Se debe capacitar a todos los trabajadores para que sepan cómo usarlo, como se le debe dar mantenimiento y cuando es necesario reemplazar el casco.

Muchos de los accidentes graves que ocurren en las empresas se deben precisamente a que los trabajadores hacen caso omiso de usar el casco de seguridad. De ahí que debe ser obligatorio tener conocimiento sobre los lugares donde se debe usar el casco de seguridad. Las personas que realizan trabajos en alturas, que trabajan en la construcción, en entornos industriales, en edificios, en empresas donde existe el riesgo de caída de algún objeto incluso las personas que andan en bicicletas, en motocicletas o practican cualquier otro deporte deben usar el casco de seguridad, ya que si se llagaran a caer o simplemente se les cayera un objeto en  la cabeza, al tener puesto el casco de seguridad les puede salvar la vida.

casco de seguridadSegún la Norma Oficial Mexicana NOM-115-STPS-2009, Seguridad-Equipo de protección personal-Cascos de protección-Clasificación, especificaciones y métodos de prueba clasifica los casos de seguridad de acuerdo a su nivel de desempeño de la manera siguiente:

Clase G (General): los cascos clase G deberán reducir la fuerza de impacto de objetos en caída y el peligro de contacto con conductores energizados a baja tensión eléctrica de hasta 2200 V (fase tierra).

Clase E (Dieléctrico): los cascos clase E deberán reducir la fuerza de impacto de objetos en caída y en peligro de contacto con conductores energizados a alta tensión eléctrica de hasta 20 000 V (fase tierra).

Clase C (Conductor): los cascos clase C deberán reducir la fuerza de impacto de objetos en caída. Esta clase no provee protección contra el contacto con conductores eléctricos.

Según la norma antes citada a continuación se describen las partes del casco:

Ala: parte integral de la concha del casco que se extiende hacia afuera, alrededor de toda su circunferencia.

Banda de sudor: componente del tafilete que queda en contacto por lo menos, con la frente del usuario.

Barboquejo: accesorio que se ajusta debajo de la barba para evitar que el casco se caiga.

Concha: pieza en forma de cúpula que cubre la cabeza.

Hamaca: parte fija de la suspensión del casco que asienta sobre la cabeza.

Nuquera o banda de la nuca: parte del tafilete que se ajusta a la nuca para sujetar el casco a la cabeza del usuario, la cual puede estar integrada o independiente al tafilete.

Suspensión: conjunto de piezas que sirve para sostener la concha en la cabeza del usuario, de tal forma que se reduzca el efecto del impacto.

Tafilete: parte ajustable de la suspensión que sirve para sujetar el casco alrededor de la cabeza pasando por la frente.

Visera: parte del casco que se extiende desde la concha y se proyecta hasta la frente.

Es obligación del patrón proporcionarles el  casco de seguridad a todos sus trabajadores después de haber verificado los riesgos a los que están expuestos. Es importante que los trabajadores hagan uso del casco y sepan la importancia de este equipo de protección.

¿Cómo mantener extintores en perfecto estado?

recarga de extintores

 

Todo extintor de incendios debe de tener un mantenimiento constante para asegurarnos de que funcione correctamente al momento de necesitarlo.

Los expertos recomiendan verificar a los extintores de la siguiente forma:

Mantenimiento de extintores cada tres meses, éste consiste en: 1) Comprobar la accesibilidad, señalización, buen estado de conservación, 2) Inspección ocular de seguros, precintos, inscripciones, etc. 3) Comprobación del peso y presión en su caso y, 4) Inspección ocular del estado externo de las partes mecánicas (boquilla, válvula, manguera, etc.

Revisión de extintores cada año. Ésta consistirá en: 1) Comprobar el peso y presión del extintor, 2) En el caso de extintores de polvo con botellín de gas de impulsión se comprobará el buen estado del agente extintor y el peso y aspecto externo del botellín, y 3) Inspección ocular del estado de la manguera, boquilla o lanza, válvulas y partes mecánicas.

Retimbrado de extintores cada cinco años. A partir de la fecha de timbrado del extintor, se retimbrará el extintor de acuerdo con la ITC-MIE AP.5 del reglamento de aparatos a presión sobre extintores de incendios. El peso y la presión del extintor de incendios deben comprobarse siempre.

Las operaciones de mantenimiento de los extintores de incendios, deben ser efectuadas por el personal del fabricante, instalador o mantenedor autorizado para los tipos de aparatos, equipos o sistemas.

Motivo de rechazo del extintor. El extintor será rechazado en caso de que a juicio de la empresa, detecten defectos que pongan en duda el correcto funcionamiento y la seguridad del extintor, o bien, aquellos para los que no existan piezas originales que garanticen el mantenimiento de las condiciones de fabricación. Los extintores comúnmente son de  chapa de hierro de 1.59 mm de espesor, soldado en autógena en sus uniones. Para realizar el mantenimiento de extintores éstos deben ser probados a presión hidráulica, para probar su funcionamiento ya que en su interior se generan presiones. Es necesario realizar esta prueba para evitar que el recipiente pueda reventar debido a partes débiles, mal soldadas o picaduras de la chapa.

La prueba hidráulica se debe realizar cada 5 años para estar seguros de que el recipiente se encuentra en óptimas condiciones y para ello se debe de contar con una bomba de potencia, para desarrollar una presión interior de 24 atm durante 5 minutos. Dependiendo del tipo de extintor puede variar la presión que se necesite realizar en el interior del mismo para probar su funcionamiento.

Es importante que periódicamente se realice el mantenimiento de extintores para poder contar con un equipo en óptimas condiciones.